Inicio | Objetivos | Noticias | Contactos |
    Hoy es  
Enfermedades emergentes y reemergentes

Las diversas definiciones para describir a las enfermedades infecciosas emergentes o reemergentes, coinciden en que se trata de nuevas enfermedades resultado de cambios en los microorganismos existentes a consecuencia de su evolución natural. El concepto abarca además a la aparición de enfermedades que afectan nuevos grupos poblacionales o los microorganismos se adaptan a nuevos hospederos.

Son consideradas enfermedades emergentes aquellas que pueden ser causadas por:

a) Nuevo agente etiológico
b) Nuevo hospedador de un patógeno conocido
c) Nuevo serotipo o genogrupo de una especie ya descrita
d) Un patógeno conocido en una nueva área geográfica

Entre las enfermedades emergentes de etiología bacteriana con repercusión económica en los cultivos de peces se destacan la Estreptococosis causada por Streptococcus phocae y Streptococcus iniae, Edwardsielosis causada por Edwardsiella tarda y la Franciselosis causada por Francisella philomiragia que afecta a especies tales como bacalao, mero, híbridos de lubina, tilapia, salmon, truchas etc en diferentes partes del mundo.
Las enfermedades infecciosas de peces cultivados constituyen uno de los mayores factores de riesgo limitantes del éxito y viabilidad de la Acuicultura por su elevada mortalidad y/o morbilidad (Toranzo et al., 2005). Es importante señalar que, en la actualidad, la mayoría de los patógenos bacterianos están adaptados tanto a agua dulce como marina por lo que desde el punto de vista patológico no se puede establecer una clara frontera entre Acuicultura marina y continental.

Aunque en los últimos 20 años se ha hecho un gran esfuerzo en el desarrollo de investigaciones en el diagnóstico, prevención y control de las enfermedades infecciosas que afectan a la Acuicultura, los métodos intensivos de producción han llevado a que, una vez solventados los problemas patológicos, emergieran nuevas enfermedades. Además, los estudios sobre la interacción entre Acuicultura y medio ambiente aportan evidencias de la influencia de las poblaciones salvajes de peces y otros animales acuáticos en la aparición de algunas de estas nuevas patologías.

Sea cual fuese el sistema, la intensidad y el ambiente utilizado para el cultivo de cualquier especie de tilapia o sus híbridos, se sabe que esta especie íctica tolera calidades de agua adversas y otros estresores, mucho mejor que otras especies comerciales de acuicultura, por lo que se les ha etiquetado como “resistente a las enfermedades”. Como resultado de esto, las tilapias crecieron mundialmente con métodos no muy claros de cultivo, por otro lado, no se implementaron medidas de bioseguridad que han sido estandarizadas en industrias que crecieron con peces menos resistentes a enfermedades, tales como la trucha y el salmón. Actualmente hay varias enfermedades en tilapias de significación, algunas son muy nuevas, otros son viejas enemigas que han venido con mayor fuerza. Esta resurgencia de enfermedades en tilapias está mayormente relacionada a la intensificación de los métodos de cultivo globales de peces. Las tilapias cada año están siendo cultivadas a más altas densidades que antes, así como en sistemas de recirculación de agua. Si bien la tilapia se desarrolla excepcionalmente en sistemas de recirculación, también hacen lo mismo los patógenos. La erradicación de un patógeno generalmente involucra despoblamiento, esterilización y repoblación de las facilidades, y aún después de la “esterilización” nunca se sabrá si se destruyeron todos los patógenos.

Por ejemplo el virus “WSSV” responsable de la enfermedad de manchas blancas en los camarones peneidos (Durant et al 2000, Hasson et al 2006) se considera como la enfermedad que provoca las más grandes pérdidas económicas en el cultivo de camarones a nivel mundial (Flegel y Fegan 2002). Los riesgos de introducción antrópica del WSSV en zonas no afectadas son muy importantes ya que este virus puede infectar más de 50 especies de crustáceos de agua dulce o marinos (Flegel y Fegan 2002).

Las causas de la aparición de enfermedades emergentes son múltiples y en muchos casos están estrechamente interrelacionadas:

Durante una pausa ecológica el agente patógeno mediante un proceso de cambio, puede adquirir nuevos factores de virulencia, variar la capacidad de transmisión y propagación del agente infeccioso
El medio ambiente mediante el desajuste de un ecosistema: cambio de parámetros bióticos o abióticos favorables a un agente infeccioso, (fenómeno de calentamiento climático global) el huésped o las especies huéspedes mediante el debilitamiento de las capacidades de defensa, huésped ingenuo frente a un patógeno, llegada o proliferación d' huéspedes los tanques, transferencia de patógenos entre especies elevadas y las especies salvajes de medio natural.

Los factores antropogénicos -: la transferencia de especies de interés para la acuicultura, prácticas acuícolas (intensificación, sobreexplotación, contaminación).

El impacto ecológico de las enfermedades emergentes que del medio ambiente marino, y en particular el impacto atribuibles a los agentes infecciosos, son desconocidos, debido a la información fragmentaria
sobre la epidemiología de las enfermedades, la gran biodiversidad observada en el mundo marino y, finalmente, la complejidad de los ecosistemas comparados con los que prevalecen en el ambiente terrestre.
Los criterios que permiten la caracterización clásica de una enfermedad emergente que son el aumento de la incidencia, prevalencia y virulencia de agentes patógenos (transmisibilidad y expresión de factores de virulencia) se enfrentan a la ausencia de datos, para una patología dada, que permitan caracterizar una situación epidemiológica “normal” o sometida eventualmente a fluctuaciones estacionales. Frente a esta circunstancia, es esencial disponer de redes de vigilancia de enfermedades no sólo en las especies de cultivo, sino también para las silvestres, esa vigilancia debe abarcar investigaciones en el campo de la ecología, fisiología, patología y epidemiología en particular. Del mismo modo, un esfuerzo importante de la investigación debe dedicarse al desarrollo de herramientas de diagnóstico que faciliten esta vigilancia con el fin de detectar tan precozmente como sea posible una enfermedad emergente, y analizar la evolución de dicha enfermedad con la ayuda de herramientas pertinentes y prever los medios de control que permitan mitigar sus efectos.


 

 
 
 Copyright & SCMVD 2009
webmaster Rayner Arzuaga Cornejo
Paseo 604 entre 25 y 27, Vedado, Plaza de la Revolución
Ciudad de la Habana, Cuba
e-mail: rayner@scmvcd.sld.cu